La política de defensa como política pública

Conferencias, ensayos, videos, etc / Conferencias

Share on Social Networks

Compartir enlace

Usar vinculo permanente para compartir en redes sociales

Share with a friend

Por favor iniciar sesión para enviar esto document por correo!

Incrustar en tu sitio web

Select page to start with

Post comment with email address (confirmation of email is required in order to publish comment on website) or please iniciar sesión to post comment

1.

10. 6 En esta misma Conferencia también se destaca que la seguridad de los Estados del hemisferio se ve afectada de diversas maneras, tanto por amenazas tradicionales como por las siguientes nuevas amenazas (Organización de los Estados Americanos, 2003, pág. 4) : a. Terrorismo, delincuencia organizada transnacional, tráfico de armas , municiones y explosivos , tráfico de drogas, corrupción, lavado de activos, y las conexiones entre ellos; b. Pobreza extrema y exclusión social, que erosionan la cohesión social y vulneran la seguridad de los Estados; c. Desastres naturales y de origen antrópico, riesgos a la salud y deterioro ambiental; d. Trata de personas; e. Ataques a la seguridad cibernética; f. Posibil idad de daño provocado por un accidente o incidente marítimo (transporte de materiales potencialmente peligrosos, incluidos el petróleo, material radioactivo y desechos tóxicos); y, g. Posibilidad de acceso, posesión y uso de armas de destrucción masiva. Pa ra resolver o minimizar los impactos de esta problemática , corresponde a cada uno de los Es tados, definir las políticas pertinentes, de acuerdo su escenario de seguridad particular, así como su participación en el Sistema de Seguridad Hemisf érica , como mec anismo de integración y cooperación en materia de seguridad y defensa para enfrentar las amenazas y riesgos comunes, así como su participación en operaciones de paz, ayuda humanitaria y mitigación de desastres naturales y de origen antrópico , a fin de con tribuir a la estabilidad , democracia y seguridad hemisf érica; donde , el respeto a la soberanía nacional, integridad territorial e independencia política son fundame ntales para la convivencia y seguridad en la regi ón, en la que prevalece el derecho a la leg ítima defensa conforme al Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas y Artículo 22 de la Carta de la OEA. La Conferencia Especial sobre Seguridad de la OEA de 2003, también reafirmó que en el marco de la paz, cooperación y estabilidad alcanzadas , cada Estado del h emisferio es libre para determinar sus propios instrumentos de defensa, incluidos su misión, personal, Fuerzas Armadas y seguridad pública necesarias para garantizar su soberanía nacional e integridad territorial ( Organización de los Estados Americanos, 2003, págs. 7 - 8) . Sin embargo, a pesar de lo anteriormente descrito y los esfuerzos de los Estados por proveer una seguridad hemisférica , el hecho de que el continente americano haya sido, y aún lo siga siendo, una región de relativa estabilidad y una de las más pacíficas del mundo, no garantiza que en el futuro inmediato, o a mediano o largo plazo, se puedan generar conflictos o confronta ciones económicas o territoriales por la demanda de los recursos vivos y no vivos en el mar, particularmente en aquellas áreas declaradas de interés del Estado.

5. 1 1. INTRODUCCIÓN Para comprender las razones p or las cuales la política de la defensa es una política pública, deben abordar se desde las definiciones de cada una, hasta su interrelación y relevancia que tienen sob re el Estado para alcanzar o preservar los O bjetivos N acionales que haya definido, entre ellos, garantizar la soberanía nacional, la integridad territorial y el uso sust entable de sus recursos para la supervivencia de su población, lo que conduce el pensamiento a visualizar contextos que van más allá de las formas de gobierno. Lo que debe tenerse claro es que las políticas públicas se encuentran descritas en diversos inst rumentos normativos que tienen su base en la Constitución y demás leyes y reglamentos según la materia de qu e se trate; para el caso de la D efensa, la política de la defensa como política pública, se encuentra descrita en la Agenda Política de la Defensa. Sin embargo, no existe una Estrategia de Largo Plazo que articule la Constitución con el Plan Nacional del Buen Vivir, y que a su vez también oriente el diseño y cumplimiento de l a referida Agenda. Estas falencias son las que debe hacerse notar al poder político y convertirlas en oportunidades para el desarrollo de las capacidades estratégicas que requiere n las Fuerzas Armadas para cumplir eficientemente su misión fundamental y apoyar a la acción del Estado . Por ello es i mprescindible contar con una sólid a conciencia marítima nacional que permita visualizar y valorar ciertamente los recursos que ofrece el mar e insistir ante el g obierno en la necesidad de fortalecer el Poder Naval para pr oteger los Intereses Marítimos . El presente ensayo aborda , en primera instancia, la d efinición de los diferentes tipos de políticas en el contexto del marco legal ; posteriormente se expone la evolución del concepto de seguridad y defensa, para luego pasar a la revisión de la metodología que se emplea en la formulación de políticas públicas; luego se presenta el análisis de la Estrategia de Largo Plazo que permite la articulación entre la Constitución de la República con el Plan Nacional del Buen Vivir 2013 - 2017 , evidenciándose que ésta no ha sido promulgada, lo que qui ere decir, en términos náuticos , que el Estado navega con muchos instrumentos normativos, pero sin carta de navegación ; a continuación se realiza el análisis de la Agenda Política de la Defensa 2014 - 2017 y su Concepto Político de la Defensa ; posteriormente se presenta análisis de los nuevos d esafíos que enfrentarán particularmente las Armadas en el siglo XXI , en el contexto de la defensa. En última instancia , se presentan unas c onclusiones y recomendaciones para reforzar y materializar efectivamente la política de defensa del Estado ecuatoriano como política pública , sobre la base del fortalecimiento de la conciencia marítima y el fomento de l desarrollo marítimo nacional , de tal manera que el poder político impulse efectivamente el fortalecimiento d el Poder Naval para proteger los Intereses Marítimos del Estado , y la sociedad lo apoye .

18. 14 con la p olítica s ectorial, es necesario identificar el o los Objetivos Nacionales del PNBV al que la p ol ítica s ectorial se articula, así como la formulación de políticas intersectoriales, y el desglose de las acciones para su desarrollo, a través de planes, programas y proyectos, ya que estos objetivos constituyen las directrices estratégicas para la planificación sectorial pero con un enfoque transversal. Aquí la importancia radica en consensuar la p olítica p ública que se requiera implementar o mejorar, centrada en los Objetivos Nac ionales, con enfoques estratégicos, integrales y acciones concretas, que permitan articular la participación de los diferentes actores para su consecución. 2.5 Agenda Política de la Defensa 2014 - 2017 La Ley de Seguridad Pública y del Estado, en su Art ículo 11, l iteral a), determina que los órganos ejecutores de las acciones de defensa del Estado son: el Ministerio de Defensa Naci onal como órgano rector; las Fuerzas Armadas como órgano ejecutor para proveer la defensa del Estado en cumplimiento de su misión fund amental establecida en el Art ículo 158 de la Constitución; y el Ministerio de Relaciones Exteriores como responsable de coordinar la cooperación, intercambio de información y operaciones militares combinadas con otros países, conforme a los instrumentos y tratados internacionales. Estos órganos, al amparo del Art ículo 2 de esta misma ley, son responsables de establecer e implementar políticas, estrategias, planes y acciones oportunas para garantizar la defensa de la soberanía nacional e integridad territori al, fundamentalmente, lo cual se materializa a través de la Agenda Política de la Defensa (Asamblea Nacional, 2009) . Consecuentemente, la Agenda Política de la Defensa es el instrumento que direcciona la planificación estratégic a de las siguientes instituciones: Ministerio de Defensa Nacional (MIDENA), Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CC.FF.AA.), F uerzas Terrestre, Naval y Aérea; e Institutos de investigación adscritos como: Instituto Geográfico Militar (IGM), Instituto O ceanográfico de la Armada (INOCAR), Instituto Antártico Ecuatoriano (INAE) e Instituto Espacial Ecuatoriano (IEE) (MIDENA, 2014, pág. 38) . La Agenda Política de la Defensa contiene tres objetivos de la defensa articulados al PNBV y al Plan Nacional de Seguridad Integral , con un eje transversal de respeto a los derechos humanos y derecho internacional humanitario, y un enfoque de equidad de género . Estos objetivos de la defensa son : 1) Garantizar la defensa de la soberanía e integridad territorial y participar en la seguridad in tegral; 2) Apoyar el desarrollo nacional en el ejercicio de las soberanías; y, 3) Contribuir a la paz regional y mundial. Para cada objetivo se establecen políticas y estrategias , pero únicamente están definidas para el periodo de vigencia de la referida Agenda 2014 - 2017 (MIDENA, 2014, pág. 14) . Si bien es cierto, p ara cada objetivo se definen pol íticas y estrategias orientadas a su consecución , la misma Agenda no cumple con definir l as metas e indicadores que permitan llevar el seguimiento, control, evaluación y retroalimentación para asegurar su avance en la

19. 15 línea del tiempo, tal como la misma Agenda lo expresa en su Capítulo IV, Concepto Político de la Defensa, p ágina 29. Esto convierte a las políticas y estrategias, y por tanto a la misma Agenda, en simples ideales, ya que al no contener métrica alguna, no es posible medir y lo que no se puede medir, no se puede controlar, y lo que no se puede controlar, no se pu ede mejorar. Es decir, Ecuador cuenta con una p ol ítica de d efensa, expresada a través de la Agenda Política de la Defensa; pero no ha trazado la ruta para poder materializarla. Estas falencias son las que debe hacerse notar al poder político y convertirlas en oportunidades para el desarrollo de las capacidades estratégicas que requiere n l as Fuerzas Armadas. Los tres objetivos de la defensa establecidos en la Agenda Política de la Defensa se traducen en cuatro misiones específicas para el empleo de las Fuerzas Armadas ; siendo éstas las siguientes: (MIDENA, 2014, pág. 40) : a. Garantizar la defensa de la soberanía e integridad territorial; b. Participar en la seguridad integral; c. Apoyar al desarrollo nacional en el ejercicio de l as soberanías; y, d. Contribuir a la paz regional y mundial. La Figura No 5 muestra las misiones específicas para el empleo de las Fuerzas Armadas, con su correspondiente ámbito de aplicación: Figura No 5 Misiones de las Fuerzas Armadas Fuente: Agenda Política de la Defensa 2014 - 2017. Elaboración: M IDENA . 2014.

23. 19 importante aclarar los elemen tos temáticos que integran en un momento determinado la Agenda Política de la Defensa , permitiendo conocer las preocupaciones y prioridades de los actores institucionales y/o sociales , a partir de lo cual resulta posible redefinir, jerarquizar o reasignar temas conforme a las percepciones de los condicionantes que generan la dinámica del sector (Jaramillo, 2017) . Por otra parte, es conveniente aclarar que la condición pública de la política de la defensa no excluye aspectos reservados o secretos de ella, que por lo demás no son exclusivos de la defensa o la seguridad, sino que también están presentes en otras áreas de la actividad del Estado, por cuant o lo público no se define por la total ausencia de aspectos reservados sino por la condición de bien público a satisfacer, a lo que habría que agregar también la frase “por medios públicos” (Jaramillo, 2017) . La política de la defensa del Ecuador se encuentra descrita en la Agenda Política de la Defensa, promulgada por el Ministerio de Defensa Nacional para el período 2014 - 2017 , donde marca el direccionamiento político para el sector de la Defensa. No existen documentos que cont engan políticas de defensa de largo plazo; por lo que, éstas solamente ha sido promulgadas para el período de gobierno, sin considerar, ni visualizar, las necesidades que a futuro requerirá el Estado no solamente para garantizar su soberanía e integridad t erritorial, sino también para garantizar la exploración, uso y preservación de los recursos en el mar, para la supervivencia de su población y de las futuras generaciones. La Agenda Política de la Defensa establece el Concepto Político de la Defe nsa sobre la base de tres ejes: a. L a defensa como un bien p úblico; b. L a defensa en el ejercicio de las soberanías; y , c. L a defensa en la promoción de la cultura de paz . Asimismo, circunscribe a la D efensa como un componente del Sistema de Seguridad Pública y del Estado , y de la Seguridad Integral , cuyo órgano rector es el Ministerio de Defensa Nacional en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores , y como órgano ejecutor las Fuerzas Armadas, lo cual convierte a la Defensa en una política de Estado que se plasm a en las políticas públicas del sector de la Defensa, con estrategias, metas e indicadores que debe n ser establecidos en la referida Agenda Política (MIDENA, 2014, pág. 29) . Los otros componentes del Sistema de Seguridad P ública y del Estado son : D el O rden P úblico, cuyo órgano rector es el Ministerio del Interior y órgano ejecutor la Polic ía Nacional; De Prevención, todas las entidades del Estado a través del Plan de Seguridad Integral; y, De la Gestión de Riesgos, cuya rectoría la ejerce la Secretaría de Gestión de Riesgos , correspondiendo la ejecución a todas las entidades del Estado. El desarrollo de la sociedad no se da por sí sólo, sino que deben generarse las condiciones apropiadas para su consecución. En este conte xto, el Institute for Economics

17. 13 En este sentido, la gestión del Gobierno por alcanzar los Objetivos Nacionales involucra dos ámbitos fundamentales; uno actitudinal y otro operativo. En el ámbito actitudinal se enfoca en la consecución de los Objetivos Nacionales a través de una ruta óp tima a seguir, que corresponde justamente a esa Estrategia de Largo Plazo que no consta especificada en plan alguno. En el ámbito operativo se materializa con la implementación, seguimiento, evaluación, control y retroalimen t ación de los planes a corto plazo como son el PNBV y los planes derivados de l as Agendas Políticas Sectoriales. Por tanto, debe hablarse de una gestión estrat égica del g obierno, donde exista una verdadera articulación entre la planificación nacional, que corresponde a la Estrategia de Largo Plazo, y la planificación institucional, q ue corresponde al Plan Nacional de Desarrollo o PNBV. La Figura No 4 presenta el alineamiento estratégico que debe existir entre los instrumentos de planificación. Figura No 4 Alineación de los Instrumentos de Planificación Fu ente y Elaboración: Guía de Formulación de Políticas Públicas Sectoriales. SENPLADES 2015. Los planes, programas y proyectos identificados y aprobados deberán plasmarse en la Programación Plurianual de la Política Pública (PPPP) y en la Programación Anual de la Política Pública (PAPP), con la inversión prevista para el aseguramiento de su sostenibilidad en el tiempo; lo cual permite, además, medir el avance de la institución en el cumplimiento de sus Objetivos Estratégicos. Sin embargo, q ueda claro qu e no existe ni el plan ni la Estrategia de Largo Plazo que articule lo establecido en la Constitución de la República con el PNBV como se ha demostrado anteriormente ; sin embargo, para asegurar un a secuenc ia lógica entre el PNBV

20. 16 Para cumplir estas misiones, y particularmente en un escenario tan complejo y cambiante como el que se avecina, el Estado ecuatoriano debe fortalecer permanentemente a las Fuerzas Armadas, siendo indispensable contar con la voluntad política y el apoyo de la sociedad, fundamentado en el Modelo de Gestión de la Defensa, donde se define rol que desempeñan las Fuerzas Armadas en los ámbitos de Autoridad, Militar y Gestió n; documento que fue estructurado conforme a lo dispuesto en la Reforma Democrática del Estado 6 para alcanzar una mejor integración intersectorial (MIDENA, 2012, pág. 9) . En el ámbito de Autoridad, el modelo permite la integración e inter - relacionamiento conforme a las normas legales y reglamentarias, determinadas por la facultad de rectoría, planificación, regulación, gestión y control, viabilizando la generación de nuevas normas, conceptos, planes, programas y proyectos , para una eficiente gestión institucional con visión integradora para el cumplimiento del ejercicio de Autoridad (MIDENA, 2012, pág. 10) . En el ámbito Militar, el modelo permite la integración de las operaciones militares y las actividades fundamentalmente de carácter operativo y de apoyo a la acción del Estado, concordantes con las misiones definidas para las Fuerzas Armadas en la Agenda Política de la Defensa, viabilizando la generación de planes, pr ogramas y proyectos que garanticen el cumplimiento efectivo de t ales misiones (MIDENA, 2012, pág. 13) . En el ámbito de Gestión, el modelo permite crear una cultura organizacional dinámica para optimizar el empleo del talen to humano, mejorar el clima laboral y minimizar los riesgos asociados, conforme a la Norma Técnica para la Reestructuración de la Gestión del Sector Público, expedida mediante Registro Oficial No 599, de fecha 19 de diciembre de 2011 (MIDENA, 2012, pág. 16) . El Modelo de Gestión de la Defensa también establece los nexos de cooperación y coordinación con otras instituciones para articular la gestión de los diferentes actores que contribuyen a la consecución de la seguridad i ntegral del Estado; entre los cuales se encuentran: MIDENA, CC.FF.AA., Fuerzas Terrestre, Naval y Aérea, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio del Interior, Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, y Secretaría de Gestión de Riesgos. Ad emás, define el mapa de procesos de la defensa para orientar a las Fuerzas Armadas en el desarrollo de los procesos, subprocesos y procedimientos encaminados a proveer como productos y/o servicios la defensa de la soberanía nacional e integridad territoria l que demandan la sociedad y el Estado, conforme a lo establecido en la Constitución de la República, las normas y leyes vigentes, y los lineamientos emitidos por el MIDENA (MIDENA, 2012, págs. 31 - 35) . 6 Metodológica implementada en el 2008 para rediseñar la función ejecutiva, a partir de la determinación de los puntos centrales y estratégicos de la gestión del ejecutivo, y el delineamiento y articulación de los ámbitos de acción pública concertada e intersectorial.

29. 25 3. CONCLUSIONES El Objetivo de Desarrollo Sostenible No 14, relacionado con la conservación y uso sostenible de los océanos, mares y recursos marinos , y que implica tácitamente una defensa directa sobre los mismos, reconoc iendo que “sin seguridad no hay desarrollo”, facilita plantear a la Armada del Ecuador, ante el poder polític o , la necesidad de reforza r o implementar política s de defensa tendientes a l d esarrollo de las capacidades estratégicas requeridas para cumplir de manera más eficiente su misión fundamental. El cambio en la tradicional concepción de la seguridad, al pasar a enfocarse en la seguridad humana y dejar en un segundo plano a la seguridad nacional, bajo la premisa de la confianza mutua y la solución pacífica de los conflictos , dificulta promulgar una política de defensa orientada al desarrollo y fortalecimiento de las capacidades estratégicas de las Fuerzas Armadas , para enfrentar los nuevos desafíos del siglo XXI. La conceptualización de la Estrategia de Largo Plazo , como instrumento que articula la Constitución de la República con el Plan Nacional del Buen Vivir, sin llegar a plasmarse en un plan estratégico, y la ausencia de metas e indicadores en l a Agenda Política de la Defensa, que por su definición deben ser inc luidos en la misma, dificulta establecer la ruta por la cual debe transitar el Estado ecuatoriano para alcanzar sus Objetivos Nacionales. La Agenda Política de la Defensa, como instrumento que direcciona la planificación estratégica del sector de la Defens a, facilita plasmar la política de la defensa como política pública, derivada de la política del gobierno , definida en el Plan Nacional del Buen Vivir. 4. RECOMENDACIONES Fortalecer la conciencia marítima nacional y c ontinuar impulsando políticas públicas que fomenten el desarrollo marítimo nacional . I nsistir ante el poder político en la necesidad de fortalecer el Poder Naval para proteger los Intereses Marítimos del Estado .

13. 9 Es evidente que en Ecuador, el Gasto en Defensa se ha ido incrementado a partir del año 2001 hasta el 2 009, alcanzando el 3,1% del PIB; posteriormente disminuye en forma paulatina, h asta ubicarse en el 2,7% en el 2015. Las razones de este incremento p rovienen, en general, por la mejora de sueldos del personal, que representa entre el 79% y 86%, dando como resultado que el Gasto en Defensa se concentre más en el aspecto salarial que en el sostenimiento de la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Una razón adicional a este incremento es la adquisición de material bélico como consecuencia del ataque a An gostura en el 2008, lo que demuestra una actitud política reactiva, lejos de ser proactiva. Por otro lado, en el contexto de la evolu ción del concepto de seguridad, la d efensa se convierte en un deber irrenunciable y permanente del Estado, y se con stituye en un componente de la s eguridad i ntegral para garantizar la soberanía nacional e integridad territorial, preservar los derechos, garantías y libertades de los ciudadanos, y la participación activa en la integración regional. Como bien público, exige el co mpromiso y participación integral no solo del Estado sino de la sociedad en general para alcanzar sus objetivos; sin embargo, la defensa es nacional e indivisible, por lo tanto, los órganos ejecutores que lo constituyen las Fuerzas Armadas, actúan a nivel nacional conforme a los planes militares vigentes para el cumplimiento de su misión fundamental y de sus competencias establecidas en la Constitución, sobre la base de una tipología privativa, correspondiente al Proceso de Planeamiento Militar, independien te del proceso de planificación establecido por la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES). 2.3 Formulación de políticas públicas La Constitución de 2008 define en su Artículo 141 que el Presidente de la República es responsable de la ad ministración pública, para lo cual cuenta con una estructura organizacional propia del Estado, que le permite ejercer las atribuciones de rectoría, planificación, ejecución y evaluación de las políticas públicas nacionales y planes necesarios para ejecutar las ; y , en el Artículo 147 se definen sus atribuciones y deberes, dentro de los cuales , en el numeral 4 consta “Presentar al Consejo Nacional de Planificación la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo para su aprobación.” ; y, en el numeral 17 “ Velar por el mantenimiento de la soberanía, de la independencia del Estado, del orden interno y de la seguridad pública, y ejercer la dirección política de la defensa nacional. ”; siendo el Plan Nacional de Desarrollo, de acuerdo con el Artículo 280, el instrumento al cual se sujetarán las políticas, programas y proyectos públicos (Asamblea Nacional, 2008) . E ste Plan Nacional de Desarrollo adopt ó el nombre de Plan Nacional para el Buen Vivir (PNBV) con la promulgación de la Constitución de 2008. E n este documento se encuentran definidas las políticas públicas nacionales ; y se constituye n en política de gobierno, al estar definida s únicamente para el per íodo de g obierno , 2009 - 2013 y 2013 - 2017 ; y decl ara que uno de los pilares de la soberanía nacional es la defensa de los

21. 17 La Figura No 6 muestra el mapa de procesos del Ministerio de Defensa Nacional, que constituye la base para la generación del mapa de procesos para cada una de las Fuerzas que conforman las Fuerzas Armadas. Figura No 6 Mapa de Procesos de la Defensa Fuente y Elaboración: Subsecretaría de Planificación y Economía de la Defensa – MIDENA. 2012. Como se puede observar, para las Fuerzas Armadas se determina la ejecución de 3 macroprocesos; sin embargo, la Armada del Ecuador, se constituye en la única Fuerza que tiene la responsabilidad de desarrollar un macroproceso adicional que corresponde a la Seguridad de los Espacios Acuáticos, otorgada por su facultad para desempeñarse como Autoridad de Policía Marítima, lo que constituye una potencial opor tunidad que debe ser aprovechada para generar planes, programas y proyectos tendientes a su fortalecimiento y mejoramiento de sus capacidades estratégicas, de tal manera que le permita cumplir de forma más eficiente su misión fundamental. En l a Figura No 7 se presenta el mapa de pr ocesos de la Armada del Ecuador, sobre la cual se ha estructurado su organización para el cumplimiento cabal de su misión fundamental, así como sus responsabilidades, para asegurar la provisión de los productos y/o servicios, defi nidos en su Manual de Organización.

28. 24 Con esta visión océan o - política que aterriza en e l concepto del Mar Equinoccial , enunciada como un pensamiento estratégico generador de políticas que tienen como base a l mar, comprendido por los espacios marítimos jurisdiccionales y no jurisdiccionales en los cuales se gestionan, defienden y protegen los intereses marítimos del Estado ecuatoriano , donde éstos se encuentren, conforme al interés nacional ; e s necesario disponer de un Poder Naval adecuado para proteger estos recursos y emplearlo con una actitud estratégica defensiva, fundamentado en el principio de legítima defensa, según consta descrito en la Agenda Política de Defensa 2014 - 2017 . Esto pone en evidencia la amplitud de espacios de participación para la Armada y la falta de una ley de gobernanza, gestión, vigilancia y control de los espacios acuáticos que armonice la legislación nacional con la CONVEMAR y demás instrumentos internacionales, e i ntegrar la participación de las distintas autoridades nacionales que tienen algún grado de respons abilidad en el ámbito marítimo. Bajo este esquema, la Armada del Ecuador emplea sus capacidades acorde al Concepto Estratégico Marítimo y Plan de Seguridad y Protección de los Espacios Acuáticos, actualmente ambos en revisión; sin embargo, para el control del territorio marítimo, que es 5,28 veces más grande que el terrestre 12 , resulta i mprescindible insistir ante el g obierno en la necesidad de fortalecer el Poder Naval para proteger los Intereses Marítimos y hacerle notar que no hacerlo, obliga a cumplir nuestra misión y demás tareas a mayores niveles de riesgo, reduciendo las probabilidades de éxito, y la disminución de la presencia naval en las áreas de int erés del Estado, trayendo como consecuencia que otros Estados puedan depredar sus recursos, convirtiéndolo en un simple espectador . Por ello también es fundamental, contar con una sólida conciencia marítima nacional que permita visualizar y valorar ciertam ente los recursos que ofrece el mar 13 . Ahora bien, ante el sustancial incremento del P oder Naval de Colombia y Perú, la realidad actual y la necesidad de proteger los recursos vivos y no vivos en las aguas jurisdiccionales y de interés del Estado, para dime nsionar el Poder Naval ecuatoriano, se requiere realizar una adecuada planificación de l desarrollo de fuerzas, con metodologías integrales pero enfocadas a alcanzar las capacidades estratégicas que permitan garantizar la defensa de la soberanía nacional e integridad territorial, la protección de sus recursos y la supervivencia de la población y de sus futuras generaciones, comprobando mediante juegos de guerra , simulaciones o modelamientos , que la configuración obtenida se constituya en una verdadera fuerza disuasiva, capaz de responder decidida y efectivamente a nte las amenazas que pudieran atentar c ontra el Estado ecuatoriano o cuando éste lo requiera . 12 Para este cálculo no se incluyeron los espacios marítimos no jurisdiccionales de interés del Estado ; esto es hacia alt a mar en el Océano Pacífico Oriental (OPO), mares australes y la Antártida. 13 Conceptos que fueran expuestos por el Teniente Manuel Alomía ante el mando militar y autoridades del gobierno en 1934, según consta descrito en el Memorial de los Intereses Marít imos.

25. 21 2.7 Desafíos para el siglo XXI En el escenario geopolítico del siglo XXI, el papel de Fuerzas Armadas, tanto a nivel nacional como regional, se orienta a garantizar la soberanía e integridad territorial , y en consecuencia, a la d efensa de sus recursos. Esto supone la necesidad de generar doctrinas propias y conceptos que, sin abandonar la hipótesis de un conflicto tradicional, priorice la planificación del desarrollo de fuerzas para definir las capacidades estratégicas requeridas, como medio para responder a las demandas de la sociedad en tiempos de paz y ser capaz de reconfigurarse para enfrentar con éxito las amenazas o factores de riesgo que pud ieran presentarse en el futuro; además de enfrentar con éxito los ataques cibernéticos, pues el vertiginoso avance tecnológico, exigirá en el uso de la fuerza, la aplicación de nuevas tecnología s (uso de drones, robots, aviones no tripulados, plataformas reconfigurables, etc.) e inclusive el uso del ciberespacio, para eliminar o minimizar sus efectos. En este contexto, Ecuador, siendo una economía emergente 7 (Business Cultu re, 2016) , mantiene una gran brecha tecnológica y económica con los países del primer mundo, con posibilidades de sufrir intentos de desestabilización política y social, y demás conflictos por la presencia de nuevos actores , tanto nacionales como internacionales , que configuran nuevas amenazas. Las grandes empresas transnacionales, los diferentes modelos de desarrollo económico adoptados y la declaración de intereses de los Estados más allá de sus límites jurisdiccionales , ta mbién constituyen fuentes generadoras de conflictos . Lo anterior genera una gran paradoja , la de u na paz entre los Estado s, pues, si por un lado vemos c o mo problemas de límites marítimos fueron resueltos favor ablemente entre Ecuador, Perú, Chile y Costa Ri ca, por otro lado vemos en su interior focos de violencia ; p or ello, es primordial e impostergable el intercambio y apoyo mutuo entre las Armadas , así como también encontrar intereses comunes. Solamente la confianza y el compromiso verdadero permitirán acc eder a tecnologías modernas para superar las brechas existentes, junto con la implementación de doctrinas comunes, estandarización de procedimientos y desarrollo de capacidades estratégicas para el apoyo mutuo . Esto supone p ara las Armadas d el siglo XXI , g randes incertidumbres, pero también de grandes retos y oportunidades. L a Convención de la s Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ( CONVEMAR ) define los espacios marítimos donde Ecuador ejerce soberanía y derechos de soberanía en función de sus capacidades: Comerciales (pesca); Industriales (minerales e hidrocarburos); Investigación (tecnologías, gen ética, biotecnologías, etc.); Seguridad y Def ensa (Autoridad Marítima, Guardacostas y Buques de Línea) ; y recursos en la Plataforma Continental, Alta Mar y La Zona (ABNJ) 8 . En este contexto , e l hecho de que el 64 % de la superficie de los océanos sean zonas no pertenecientes a la jurisdicción naci onal , supone un serio desafío 7 Catalogación dada por la firma proveedora de índices bursátiles MSCI de Morgan Stanley. 8 Á reas más allá de la Jurisdicción Nacional, por sus siglas en inglés.

7. 3 manera propia de entender la libertad, la justicia social, la igualdad, el equilibrio entre liberta d y autoridad, la organización y fines del Estado, la organización y participación popular, la distribución del ingreso, el sistema económico, el derecho a la propiedad, la convivencia humana, etc., basado en “...sus conocimientos, experiencias, sensibilidad es, condicionamientos y lugar que ocupa en la estructura social... , factores, todos éstos, que le impri men una manera de ver las cosas...” (Borja, 2017) . De acuerdo a lo anterior, l as ideologías dictan lo que hay que hacer desde el poder; por tanto , todos los actos del g obierno están impregnados esencialmente de su ideología política. La distribución de recursos en el Presupuesto General del Estado es un buen ejemplo para comprender la ideología de un g obierno que se la enc uentra cuando se analiza la prioridad en el gasto , o en la asignación de recursos , para privilegiar una inversión o una obra por sobre otra que podría quedar postergada. Esto , evidentemente beneficiará a uno y perjudicará a otro, lo que involucra un ejerci cio reflexivo de ética en el poder que solamente puede ser justificada s obre la base de su fidelidad a un a ideología . Esto sucede en democracia, donde existe una participación c onsciente y reflexiva en la toma de decisiones del Estado; sin embargo, debe tenerse cuidado de no caer en su antítesis, el populismo, cuya motivaci ón es meramente emocional, sin manifiesto de raciocinio (Borja, 2017) . A lo largo de la historia han surgido muchas ideologías pol íticas ; sin embargo , a pesar de su i mportancia, en este ensayo no la s abordaremos, ya que independiente del g obierno de turno, el fin último de éste es garantizar la consecución y/o preservación de los Objetivos Nacionales del Estado. Lo que debe tenerse claro es que las políticas p úblicas se encuentran descritas en diversos instrumentos normativos que tienen su base o fundamento en la Constitución y demás leyes y reglamentos según la materia de qu e se trate; para el caso de la D efensa, la política de la d efensa como política p ública, se encuentra descrita en la Agenda Política de la Defensa , cuyo análisis se presenta más adelante . 2.2 Evolución del concepto de seguridad y defensa Con el surgimiento del bloque comunista liderado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ( URSS ) tras el t érmino de la II Guerra Mundial, la implementación del Plan Marshall por parte de Estados Unidos en 1947 para la recuperación económica de los países occidentales de Europa, y la promulgación de la Doctrina Truman como una estrategia para contener el avance del comunismo, se configura un mundo bipolar con dos líderes claramente identificados , con dos ideologías contrapuestas ; Estados Unidos , cap italista; y la URSS, socialista, reflejado a través de la ayuda militar y económica para captar Estados adeptos. Estas dos ideologías se diferencian básicamente por el modelo socio - ec onómico que adoptan los Estados, lo que conlleva a enfoques diferentes respecto a l concepto de seguridad que se basa en el desarrollo socio - económico.

11. 7 Por su parte, Ecuador , a través de la Constitución de la República, Art ículo 5, establece que e s un territor io de paz y que no permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras ni instalaciones extrajeras con propósitos militares; además de la prohibición de ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras. En este contexto, y como fue mencionado anteriormente, Ecuador renunció al TIAR en el año 2012, y posteriormente suspendió su participaci ón en los componentes del Sistema Interamericano de Defensa 1 en el año 2014, pasando a priorizar nuevos mecanismos de inte gración en defensa regional, como el Consejo de Defensa Suramericano de la Unión de Naciones Suramericanas ( CDS - UNASUR), el Centro de Estudios Estratégicos de Defensa (CEED) y la Escuela Suramericana de Defensa (ESUDE) 2 (Ministerio de Defensa Nacional, 2012) . El CDS se encarga de la implementación de Políticas de Defensa en materia de cooperación militar, acciones humanitarias y operaciones de paz, industria y tecnología de la defensa, formación y capacitación. Sus objetivos son (UNASUR, 2015) : a. Consolidar una zona de paz suramericana; b. Construir una visión común en materia de defensa; c. Articular posiciones regionales en foros multilaterales sobre defensa; d. Cooperar regionalmente en materia de defensa; y, e. Apoyar acciones de desminado, prevención, mitigación y asistencia a víctimas de desastres naturales. El C EED tiene la responsabilidad de contribuir a la consolidaci ón de los principios y objetivos del CDS, a partir de la generación de conocimiento y difusi ón del pensamiento estratégico suramericano en materia de defensa y seguridad regional e internacional (UNASUR, 2015) ; mientras que, la E SUDE se encarga de la formación y capacitación de personal civil y militar en materia de d efensa y seguridad regional (UNASUR, 2016) . P ara determinar los Gastos en Defensa y con lo cual se alinea Ecuador, el CDS toma en cuenta tod os los recursos asignados por los Estado s para financiar las actividades que comprenden la seguridad exterior de la Naci ón, siendo e stos gastos directamente asignados a las instituciones que conforman el sector de la defensa. Según el Registro Suramericano de Gastos Agregados en Defensa publicado por el CEED en su edición especial, para el período comprendido entre 2006 - 2015, el gasto total suramericano en defensa como porcentaje del Producto Interno Bruto ( PIB ) regional se ha mantenido relativamente estable en la última década, con un promedio de 0,98%, tal como puede ser observado en el Gráfico No 1 (Centro de Estudios Estratégicos de Defensa - CDS - UNASUR, 2017, págs. 21 - 29) . 1 Junta Interamericana de Defensa (JID), Colegio Interam ericano de Defensa (CID), Conferenci a de Ejércitos Americanos (CEA), Conferencia N aval Interamericana (CNI), y Sistema de Cooperación entre las Fuerzas Aéreas Americanas (SICOFAA). 2 Los cursos académicos presenciales y virtuales iniciaron en 2016.

9. 5 Particularmente, para alcanzar el ODS No 14 “ Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible ”, se requiere que los Estados protejan eficientemente estos recursos, lo cual implica tácitamente una defensa directa sobre los mismos, lo cual lo convierte en una política de Estado; por lo tanto, en los espacios marítimos jurisdiccionales y de interés del Estado, donde se encuentren estos recursos propiedad del Estado, se requier e reforzar y/o implementar mecanismos o sistemas tendientes a garantizar su defensa, lo cual debe ser realizado a través de la promulgación de la correspondiente política de defensa (ONU, 2017) . En este contexto, surge un cambio en la tradicional concepción de la seguridad , pasando a enfocarse en la seguridad humana y dejando en un segundo plano a la seguridad nacional, ya que toma como premisa que, en el concierto internacional, existe la confianza mutua y la solución pacífica d e los conflictos ; obviando que en un futuro, la necesidad de l uso y explotación de los recursos en el mar podrían ser el origen de nuevos conflictos . La Segunda Cumbre de las Américas, celebrada en Santiago de Chile en 1998, ya había visualizado estos camb ios de conceptos en los Estad os, por lo que encomienda a la O EA , a través de la C omisión de Seguridad Hemisférica: “Realizar un análisis sobre el significado, alcance y proyección de los conceptos de seguridad internacional...” (OEA, 1998) . En el 2000, la Comisión de Seguridad Hemisférica del Consejo Permanente de la OEA, en su Informe No CP/CSH - 301/00 , establece como premisa para la reformulación del concepto de seguridad, la necesidad de reconocer la estrecha vinculación entre seguridad y desarrollo, así como también la relación entre paz y democracia . L a delegación de Ecuador expuso que también se debe tener en cuenta el ámbito económico, político, social, ambiental y militar. Poster iormente, d urante la Conferencia Especial sobre Seguridad, llevada a cabo en la ciudad de México en el 2003, se realiza la Declaración sobre Seguridad de las Américas, donde se establece que la nueva concepción de seguridad es de alcance multidimensional e incluye tanto las amenazas tradicionales como las nuevas amenazas, preocupaciones y otros desafíos a la seguridad, que por sus características complejas tienen un carácter multidimensional ; complementándose este concepto con las prioridades que determine cada Estado en función de su contribución a la paz, desarrollo integral y justicia social, sobre la base de valores democráticos, el respeto, promoción y defensa de los derechos humanos, y la solidaridad, cooperación y respeto a la soberanía nacional. Asim ismo, destaca que “Cada Estado tiene el derecho soberano de identificar sus propias prioridades nacionales de seguridad y definir las estrategias, planes y acciones para hacer frente a las amenazas a su seguridad...” (Organización de los Estados Americanos, 2003, pág. 2) .

4. ii LISTA DE FIGURAS Figura No 1 Objetivos de Desarrollo Sostenible ................................ ................................ ..... 4 Figura No 2 Identificación de Planes, Programas y Proyectos ................................ ............. 11 Figura No 3 Pirámide de las Políticas Públicas ................................ ................................ .... 12 Figura No 4 Alineación de los Instrumentos de Pl anificación ................................ ............... 13 Figura No 5 Misiones de las Fuerzas Armadas ................................ ................................ .... 15 Figura No 6 Mapa de Procesos de la Defensa ................................ ................................ ..... 17 Figura No 7 Mapa de Procesos de la Armada del Ecuador ................................ .................. 18 LISTA DE GRÁFICOS Gráfico No 1 Gasto Regional en Defensa como Porcentaje del PIB Regional 2006 - 2015 ...... 8 Gráfico No 2 Gasto en Defensa como Porcentaje del PIB 1988 - 2015 ................................ .... 8 LISTA DE TABLAS Tabla No 1 Características de la Planeación en América Latina y el Caribe ........................ 12 Tabla No 2 Ranking del Índice Global de Paz de los Países Suramericanos ....................... 20

14. 10 recursos naturales , con lo cual, tácitamente reconoce que la política de defensa es parte de la política pública. Además, establece que las agendas sectoriales de la política se deriv an de este plan; lo cual sustenta la promulgación de la Agenda Política de la Defensa. (SENPLADES, 2013, págs. 15 - 16) . El PNBV 2013 - 2017 incluye un conjunto de O bjetivos N acionales que promueven el desarrollo sostenible , dentro de éstos el O bjetivo No 12, “Garantizar la soberanía y la paz, profundizar la inserción estratégica en el mundo y la integración latinoamericana.”, está directamente relacionado con la seguridad y defensa, y como ejes trans versales a lo s demás O bjetivos, ratificando implícitamente que “sin seguridad no hay desarrollo ” 4 ; e n consecuencia, este plan está alineado a lo establecido en la Constitución de la República, y además, alineado a los O DS fijados por la ONU. En este Plan también se establece que, para alcanzar el Buen Vivir , es necesario cambiar las relaciones de producción y la mentalidad ciudadana; es decir, cuestiona la forma de producir, crecer y distribuir la riqueza, y promueve el cambio d e una sociedad neoliberal hacia el soci alismo del Buen Vivir, cuyo fin , en términos de política declarada, es defender y fortalecer la sociedad, el trabajo y la vida en todas sus formas para alcanzar la felicidad (SENPLADES, 2013, pág. 18) . Ahora bien, p ara la formulación de las p olíticas n acionales se ha creado una guía metodológica de planificación institucional, donde se establece que las políticas n acionales orientan a las políticas p úblicas generadas por las entidades rectoras sectoriales ; estas p olí ticas p úblicas son promulgadas a través de la s correspondiente s Agenda s Políticas Sectoriales , como es el caso de la Agenda Política de la Defensa (SENPLADES, 2013, pág. 35) . En este contexto, la Agenda Política de la Defensa , como p ol ítica p ública, debe establecer los objetivos, políticas, lineamientos de política, metas e indicadores , programas y proyectos , con el correspondiente costeo o presupuesto, de tal manera de asegurar la consecución de los Objetivos Nacionales del PNBV con los cuales se encuentra alinead a ; sin embargo, esta Agenda no presenta la información completa, llegando a plantear hasta las estrategias y los nombres de los proyectos. De acuerdo con lo expuesto, u na política pública est á dirigida a resolver un problema socia l identificado como prioritario; por lo tanto, para asegurar que esta situación problemática u oportunidad de desarrollo sea alcanzada, se requiere que ésta sea incluida en una Agenda Política; de esta manera se convi erte en política sectorial y en consecuencia en polí tica de Estado. Así , las políticas sectoriales pueden provenir de diferentes actores, donde l as demandas sociales identificadas deberán estar orientadas a resolver un problema de desarrollo bajo los prece ptos del respeto a los derechos humanos y a la naturaleza, en el marco de los 12 Objetivos Nacionales definidos en el PNBV (SENPLADES, 2011, pág. 27) . 4 Principio expuesto por el Teniente Manuel Alomía ante el mando militar y autoridades del gobierno en 1934, según consta descrito en el Memorial de los Intereses Marítimos.

24. 20 and Peace (IEP), que formula anualmente su Índice Global de Paz sobre la base de una combinación de varios indicadores macroeconómicos, sostiene que el desarrollo económico de los Estados se encuentra íntimamente relacionado con la paz para favorecer el progreso, la equidad y la formación de sociedades incluyentes, dejando en evidencia que “sin paz no hay desarrollo” (Borja, 2017) . En su reporte anual correspondiente al año 2016, del análisis real izado a 163 países en función de la paz, Ecuador ocupa el puesto 76, tal como se puede apre ciar en la Tabla No 2 que expone el ranking de los países de Suramérica, lo cual lo ubica dentro del rango de los Estados de paz media, dejando en evidencia la neces idad del Estado de generar una mayor paz para impulsar de mejor manera el desarrollo nacional (Institute Economics and Peace, 2016) . Tabla No 2 Ranking del Índice Global de Paz de los Países Suramericanos Fuente y Elaboración: Institute for Economics and Peace. 2016. Por otro lado, la Crónica de la Organización de las Naciones Unidas, revista de edición trimestral que publica informes, debates, ensayos y opiniones de grupos oficiales, no gubernamentales, académicos y de formulación de políticas, en su Volumen LII No 4 del 2015, publicado en abril de 2016, concluye que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que marcan la Agenda de Desarrol lo Mundial para los próximos 15 años, están íntimamente relacionados con la paz y la estabilidad, por lo que, a falta de paz será imposible alcanzar tales objetivos. De aquí surge uno de los principales desafíos: proveer la seguridad para garantizar este d esarrollo sostenible; lo cual, coincide plenamente con lo expresado por el IEP, al manifestar que “sin paz no hay desarrollo” (Crónica ONU, 2016) .

12. 8 Gráfico No 1 Gasto Regional en Defensa como Porcentaje del PIB Regional 2006 - 2015 Fuente: CDS - UNASUR. Elaboración: CEED . 2017. Como se puede observar, los datos que presenta el CEED corresponden al Gasto Regional en Defensa en función de un PIB Regional; al ser datos consolidados y regionales, impide evaluar la evolución del Gasto en Defensa de cada Estado; más aún, determinar est e gasto en función de un PIB Regional, conduce a una interpretación errónea de la realidad, ya que la economía de cada Estado es diferente. E l Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI 3 ), también mide el Gasto en Defensa en función del PIB, y en su libro anual 2016, publica que Ecuador destinó en el año 2015 el 2,7% del PIB para Gastos en Defensa, ubicándose por encima de Chile que destina el 1,9% del PIB y Perú el 1,6%, siendo superado por Colombia que destina el 3,4% del PIB. El Gráfico No 2 muestra la evolución del Gasto en Defensa de estos países como porcentaje del PIB desde 1988 hasta el 2015 (SIPRI YearBook, 2016) . Gráfico No 2 Gasto en Defensa c omo Porcentaje del PIB 1988 - 2015 Fuente: Banco Mundial. Elaboración: SIPRI. 2016. Modificado por CPCB - SU José Guijarro Peralta. 3 Instituto internacional independiente, fundado en 1966, que se dedica a la investigació n sobre conflictos, armamentos, control de armas y desarme. Proporciona datos, análisis y recomendaciones, basadas en fuentes públicas, a autoridades, investigadores, medios de comunicación y público interesado.

8. 4 En América, con el apoyo logístico provisto por Estados Unidos al Reino Unido durante la Guerra de las Malvinas en 1982, el Tratado Inter americano de Asistencia Recíproca (TIAR) como instrumento de defensa hemisférica , quedó seriamente deslegitimado; presentando Ecuador su renuncia el 05 de junio de 2012 , pasando de un concepto de “ defensa colectiva ” a una “ seguridad colectiva ”, término def inido en el Capítulo VI de la Carta de la Organización de Estados Americanos ( OEA ) como la in violabilidad del territorio y la soberanía de los Estados , y la garantía de la legítima defensa de cualquier a cto que ponga en peligro la paz, con capacidad de mov ilizar a una coalición multinacional para detener, disuadir y defender a los Estados de una amenaza externa común (Jarrín, 2016) . En este escenario, la confianza mutua, la solución pacífica de los conflictos y la diplomacia preventiva, toman mayor relevancia, provocando que las mayores perturbaciones a la paz se focalicen en los aspectos internos de los Estados, generando nuevas form as de violencia. A la par, la globalizaci ón facilitó l a generación y expansión de las redes del crimen organizado transnacional y del comercio ilegal, llegando a adquirir capacidades de amenazar a los poderes del Estado (Jarrín, 201 6) . Para enfrentar a estas nuevas amenazas a la seguridad, en el año 2000, se d esarrolla la Cumbre del Milenio , donde se establecen ocho objetivos , los mismos que después de una evaluación en el 2015 se incrementa n a 17 , pas ando a denominarse Objetivos de Desarrollo Sostenible (Naciones Unidas, 2000) . La Figura No 1 sintetiza estos Objetivos definidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, el 25 de septiembre de 2015, reconociendo que los mayores problemas que enfrenta el mundo actual son la erradicación de la pobreza, la violencia y la inseguridad. Figura No 1 Objetivos de Desarrollo Sostenible Fuente y Elaboración: Agenda 2030 para el Desarrollo Mund ial – ONU. 2016.

27. 23 P or su parte, la Armada del Ecuador debe continuar impulsando políticas públicas que fomenten el des arrollo marítimo nacional, tal como lo ha venido realizando históricamente, para que el Estado sea capaz de desarrollar una economía marítima próspera y ecológicamente sostenible, apoyada en la excelencia de la investigación científica marina, la tecnologí a y la innovación marítima , a fin de enfrentar con éxito los nuevos desafíos del Mar de Equinoccial 10 , tales como : a. L a prevención de la contaminación, la protección del ambient e y la biodiversidad en el mar ; b. L os efectos de los cambios climáticos sobre el planeta ; c. L a explotación sostenible de los recursos; y , d. La presencia de la Armada en los espa cios marítimos jurisdiccionales, de interés del Estado y en las áreas de responsabilidad de búsqueda y salvamento (SAR) . Estas políticas públicas impulsadas por la Armada, han sido definidas y promulgadas con el nombre de Políticas Oceánicas y Costeras, como se mencionó anteriormente , de las cuales la Política No 7 está relacionada directamente con la seguridad y soberanía marítima. Esta Política No 7 se establece pa ra “Garantizar la soberanía, los derechos soberanos y la seguridad en el mar, en el marco de la Convemar y otros acuerdos internacionales suscritos en el ámbito oceánico y marino - costero ”, cuyo eje de seguridad y soberanía marítima es transversal a los Obj etivos Nacionales del PNBV, sobre lo cual, como respuesta efectiva a los problemas identificados, plantea los siguientes desafíos (Secretaría Técnica del Mar, 2014, pág. 325) : a. Fortalecer la conciencia marítima nacional y la gobernabilidad del mar ; b. Desarrollar la tesis del Mar Equinoccial ; c. Mejorar la defensa y seguridad marítima ; y, d. A rmoniza r el marco conceptual y legal nacional con el Derecho Internacional marítimo . Otros desafíos que podrían plantearse en torno al fomento de la economía mar ítima, con un enfoque de seguridad y soberanía, son : a. D esarroll ar puertos y ciudades portuarias en armonía con el entorno, con u n enfoque de política integral; b. Impulsar la e xpansión sostenible de los terminales portuarios ; c. Op timiza r el uso de la red de puertos; d. C rea r puertos hub 11 ; y, e. Fomentar el tur ismo de las ciudades portuarias. 10 Propuesta aceptada a nivel Armada mediante Acta CONALM No 03/10; MAR - 2010, en Sesión Extraordinaria. 11 P uerto central o de redistribuci ón de carga al que llegan las líneas na vieras de largo recorrido, para descarga r sus merc ancías en dicho puerto y después se r redistribuidas en líneas de recorrido más corto.

26. 22 para la gestión y conservación efectiva de la pesca y la biodiversidad, y una potencial fuente generadora de conflictos que debe preverse (FAO, 2015) . Por lo tanto, Ecuador como país marítimo, debe regresar su mirada a l mar; para ello requiere contar con una visión estratégica marítima fundamentada en la gestión del uso del mar , y replantear e implementar efectivamente las P olítica s Públicas C osteras y Oceánicas 9 , a través de la creación de una “Age nda del Mar” que articule el desarrollo de todos los proyectos requeridos , alineados a los Objetivos Nacionales definidos en el PNBV 2017 - 2021 y el Plan Ecuador 2030, próximos a ser promulgados . En este proceso de elaboración de la Agenda, es importante co nsiderar una amplia difusión de estas políticas entre los principales actores púb l icos y privados , de tal manera de obtener el mejor aporte integral posible en el diseño de los proyectos y el establecimiento de las metas e indicadores que permitan controla r su avance y retroalimentación necesaria para consecución (Secretaría Técnica del Mar, 2014, pág. 308) . La Figura No 8 muestra l os Objetivos Nacionales propuestos. Figura No 8 Objetivos Nacionales definidos para el PNBV 2017 - 2021 y Plan Ecuador 2030 Fuente y Elaboración: Información extraoficial SENPLADES. 2017. En esta propuesta de Objetivos Nacionales, se puede observar que los Objetivos No 5 “Consolidar un territorio sostenible, seguro y resiliente” y No 6 “Desarrollar las potencialidades marinas del Ecuador”, ratifican la premisa de que “sin seguridad no hay desarrollo”, permitiendo además, visualizar que el Objetivo 5.4 “Seguridad y defensa del Estado” se convierte e n un eje transversal para alcanzar los demás Objetivos Nacionales, y una necesidad para “Desarrollar, potenciar y preservar los intereses vitales del mar”. 9 Las Políticas Públicas Costeras y Oceánicas fueron aprobadas por el Comité Interinstitucional del Mar, en sesión ordinaria No 4, llevada a cabo el 27 de septiembre de 2012 .

15. 11 Para la identificación de los planes, programas y proyectos a ser desarrollados, que transformarán a las políticas públicas en una realidad y solución a la situación problemática planteada, alineados a los Objetivos Nacionales definidos en el PNBV, es necesario seguir la metodolog ía esquematizada en la Figura No 2 , que se presenta a continuación: Figura No 2 Identificación de Planes, Programas y Proyectos Fuente: Elaboración propia. 2017. 2.4 Estrategia de Largo P lazo El PNBV 2009 - 2013 incorporó una Estrategia de Largo Plazo para orientar la planificación nacional del Estado con un horizonte más allá del per íodo de gobierno (SENPLADES, 2009, págs. 54 - 58) . Esta Estrategia de Largo Plazo solo fue conceptualizada en este documento y en la Guía para la Formulación de Políticas Públicas Sectoriales , sin que se haya llegado a plasmar , o al menos diseñar, una planificación estratégica de largo plazo propiamente d icha, con fases, planes, programas y proyectos, que se constituya en una p olítica de Estado , de cumplimiento, independientemente del gobierno de turno. De acuerdo con este planteamiento y concordante con lo promulgado en la Agenda Política de la Defensa, l a Defensa se constituye en una política de Estado plasmada en políticas públicas sectoriales, que se concretan a través de objetivos, estrategias, indicadores y metas, que permiten asegurar su consecución. Por tanto, es indispensable una adecuada gestión 5 del gobierno orientada o guiada por una Estrategia de Largo Plazo; es decir, debe existir una planificación estratégica de largo plazo, que defina la ruta por la cual debe transitar el Estado para alcanzar sus Objetivos Nacionales, con el fin último de alc anzar el desarrollo integral y bienestar de su población, o el Buen Vivir. Dicho de otro modo, en términos náuticos, al no existir una Estrategia de Largo Plazo, significa que el Estado navega con muchos instrumentos (Constitución de la República, PNBV, Ag endas Políticas Sectoriales, etc.), pero sin carta de navegación. 5 Entiéndase el término gestionar por lle var a cabo diligencias que hagan posible la consecución o realización de una activida d, tarea o un anhelo cualquiera; a diferencia del término a dministrar, que tradicionalmente ha sido comprendido como planificar, organizar, dirigir, coordinar y control ar. Objetivos Estratégicos Institucionales Planes - Programas Proyectos Agendas Políticas Sectoriales Agenda Política de la Defensa Otras Políticas Sectoriales Constitución de la República Estrategia de Largo Plazo Plan Nacional del Buen Vivir

6. 2 2. ANÁLISIS 2.1 Definición de políticas en el marco legal De acuerdo con el Diccionario de la G estión Pública, se define a la p olít ica como “...una actividad orientada en forma ideológica a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos...”, o “...una manera de ejercer el poder con la intención de resolver o minimizar el choque entre los intereses encontrados que se produ cen dentro de una sociedad.” . Asimismo, define como p olítica de Estado “...todo aquello que un gobierno desea implementar en forma permanente, para que trascienda a través del tiempo sin que se vea afectada por uno o varios cambios de gobierno a un interés f undamental o la garantía de un derecho.” ; y como política de g obierno aquella que “...dura mientras esté vigente el gobierno que la concibió, la cual puede ser promulgada o derogada de acuerdo al espacio, tiempo o al cambio de las prioridades para las cual es fueron expedidas. . .” (Secretaría Nacional de la Administración Pública, 2017) . L a política p ública también es definida por el Diccionario de la Gestión Pública como el “...curso de acción de la gestión pública que institucionaliza la intervención pública en respuesta a un problema social identificado como prioritario, y que se convierte de esta manera en política de Estado.”. En este sentido, u n problema debe entenderse como una cuestión que involucra algún incon ven iente y que debe ser resuelto para alcanzar un determinado objetivo ; s ocial, es un adjetivo vinculado a la sociedad. Por tanto , un problema social se refiere a situaciones que impiden el desarrollo o el progreso de una sociedad o uno de sus sectores, y que por tratarse de asuntos públicos, el Estado tiene la responsabilidad y la obligación de solucionar los con un enfoque global, integral y de largo plazo, a través de la implementación de acciones adecuadas y oportunas (Pérez & Gardey, 2015) . El término política p ública, también es definido por l a Enciclopedia de la Política como “...medidas tomadas por el gobierno en cualquiera de los campos de su competencia y de su acción...destinadas a causar efectos sobre la vida pública...” ; por lo que, en su concepción político - administrativo, estas competencias debe n entenderse como el conjunto de poderes y atribuciones jurídicamente delimitadas que se asignan a los titulares de los órganos del Estado, para que en su nombre se ejerzan tales poderes , que de acuerdo con la doctrina constitucional moderna son tres: 1) Ej ecutivo, responsable de la administración del Estado; 2) Legislativo, encargado de formular las leyes; y, 3) Judicial, a cargo de la administración de la justicia en la sociedad (Borja, 2017) . Las definiciones anteriores involu cran la participación de actores políticos en los diferentes órganos del Estado que materializan todo un conjunto complejo de acciones, a través de una adecuada gestión por procesos , con el fin último de alcanzar y/o preservar los Objetivos Nacionales Perm anentes. Estos actores políticos adecúan su conducta y acciones de acuerdo a una ideología política que se refleja en su particular concepción del mundo, su

3. i ÍNDICE ÍNDICE ................................ ................................ ................................ ................................ .... i LISTA DE FIGURAS ................................ ................................ ................................ ............... ii LISTA DE GRÁFICOS ................................ ................................ ................................ ............ ii LISTA DE TABLAS ................................ ................................ ................................ ................. ii 1. INTRODUCCIÓN ................................ ................................ ................................ ............ 1 2. ANÁLISIS ................................ ................................ ................................ ....................... 2 2.1 Definición de políticas en el marco legal ................................ ................................ .. 2 2.2 Evolución del concepto de seguridad y defensa ................................ ....................... 3 2.3 Formulación de políticas públicas ................................ ................................ ............ 9 2.4 Estrategia de Largo Plazo ................................ ................................ ...................... 11 2.5 Agenda Política de la Defensa 2014 - 2017 ................................ ............................. 14 2.6 Concepto Político de la Defensa ................................ ................................ ............ 18 2.7 Desafíos para el siglo XXI ................................ ................................ ...................... 21 3. CONCLUSIONES ................................ ................................ ................................ ......... 25 4. RECOMENDACIONES ................................ ................................ ................................ . 25 BIBLIOGRAFÍA ................................ ................................ ................................ ................... 26

16. 12 Contextualizando lo anteriormente descrito, a continuación, en la Figura No 3 se presenta de manera esquemática la forma en que se originan las políticas públicas. Figura No 3 Pirámide de las Políticas Públicas Fuente: Elaboración propia. 2017. El PNBV 2013 - 2017 tampoco menciona a la Estrategia de Largo Plazo, pero se conoce de manera extraoficial, que la SENPLADES se encuentra diseñando esta estrategia con el nombre “Ecuador 2030”. Sin embargo, a pesar de este esfuerzo, por lo pronto se puede colegir que, conforme doctrinariamen te se concibe, a la presente fecha, Ecuador no cuenta con una p olítica de Estado claramente definida, que le permita generar una planificación estratégica de largo plazo . La Tabla No 1 evidencia esta falencia en el Estado . Tabla No 1 Características de la Planeación en América Latina y el Caribe Fuente y Elaboración: Centro Nacional de Planeamiento Estratégico del Perú – CEPLAN. 2015. Modificado por CPCB - SU José Guijarro Peralta. POLÍTICA DE ESTADO POLÍTICA DE GOBIERNO (12 Objetivos Nacionales) POLÍTICAS NACIONALES (Políticas Sectoriales – Agendas Políticas Sectoriales) POLÍTICAS PÚBLICAS  Lineamientos de la Constitución de la República .  Estrategia de Largo Plazo (* No existe plan) . PNBV 2013 - 2017 Entre otras, Política de la Defensa - Agenda Política de la Defensa

22. 18 Figura No 7 Mapa de Procesos de la Armada del Ecuador Fuente: Manual de Organización de la Armada. 2017. 2.6 Concepto Político de la Defensa La política de Defensa Nacional debe ser objeto de análisis dentro de un enfoque en que, siendo la Defensa Nacional una actividad que es responsabilidad del Estado, por su trascendencia , no se puede improvisar ni dejar en medio de discusiones de corto plazo; su regulación y orientación debe ser derivada de una política pública con características especiales, esto es, de una política de Estado. La política de defensa como política pública debe ser objeto de anál isis dentro de este enfoque, fundamentalmente por su condición de bien público a satisfacer, condición común a toda política pública, resultando fuera de discusión , que la defensa constituye una necesidad para el desarrollo social de cualquier comunidad na cional, siendo por tanto, una demanda permanente para los poderes del Estado (Jaramillo, 2017) . Los fundamentos generados de la defensa señalan, en sus objetivos y principios, que el Estado debe proteger a la población, defender los intereses nacionales, salvaguardar la independencia política, la soberanía nacional y la integridad territorial. El cumplimiento de estos objetivos requiere de un direccionamiento desde el gobierno; un conjunto interrelacionado de decisiones que es lo que define una política pública. Es a través de los objetivos y principios fundamentales de la defensa que los poderes del Estado deben establecer objetivos específicos, delimitar sus condicionantes y asignar recursos, siendo DIRECCIONAMIENTO ESTRATÉGICO INSTITUCIONAL DESARROLLO DE CAPACIDADES MARÍTIMAS SEGURIDAD DE LOS ESPACIOS ACUÁTICOS • Capacidades marítimas • Control de la seguridad de la navegación, la vida humana y de los recursos naturales en el mar. • Operaciones de prevención y combate a las actividades ilícitas en los espacios acuáticos. • Contingente y medios en apoyo al desarrollo marítimo. Necesidades de defensa, seguridad marítima y apoyo al desarrollo nacional en el ámbito marítimo. APOYO AL DESARROLLO MARÍTIMO NACIONAL GESTIÓN DE TALENTO HUMANO GESTIÓN DE RELACIONES INSTITUCIONALES GESTIÓN JURÍDICA GESTIÓN LOGÍSTICA GESTIÓN FINANCIERA GESTIÓN DE CONTROL INTERNO GESTIÓN DE LA SEGURIDAD INTEGRADA GESTIÓN TECNOLOGÍAS DE LA INFORM. Y COMUNIC. GESTIÓN INSTITUCIONAL GESTIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

30. 26 BIBLIOGRAFÍA Asamblea Nacional. (2008). Constitución de la República del Ecuador. Montecristi. Asamblea Nacional. (2009). Ley de Seguridad Pública y del Estado. Quito: Asamblea Nacional. Borja, R. (25 de Mayo de 2017). Enciclopedia de la Política . Recuperado el 25 de Mayo de 2017, de http://www.enciclopediadelapo litica.org/Default.aspx?i=e&por=p&idind=1191&termino= Business Culture. (07 de Diciembre de 2016). Economía de mercados emergentes en 2017 . Recuperado el 15 de Abril de 2017, de http://www.ekosnegocios.com/negocios/verArticuloContenido.aspx?idArt=8415 Cen tro de Estudios Estratégicos de Defensa - CDS - UNASUR. (2017). Registro Suramericano de Gastos Agregados en Defensa - Edición Especial 2006 - 2015. Buenos Aires: Centro de Estudios Estratégicos de Defensa. Crónica ONU. (Abril de 2016). Sin paz no hay desarrol lo sostenible: un círculo vicioso que podemos romper . Recuperado el 30 de Mayo de 2017, de https://unchronicle.un.org/es/article/sin - paz - no - hay - desarrollo - sostenible - un - c - rculo - vicioso - que - podemos - romper FAO. (20 de Febrero de 2015). Gestión de zonas marin as más allá de la jurisdicción nacional . Recuperado el 27 de Febrero de 2017, de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: http://www.fao.org/news/story/es/item/277946/icode/ Institute Economics and Peace. (Junio de 2016). Global Peace Index - 2016 . Recuperado el 29 de Mayo de 2017, de http://visionofhumanity.org/app/uploads/2017/02/GPI - 2016 - Report_2.pdf Jaramillo, L. (21 de Junio de 2017). La Defensa Nacional. (J. Guijarro, Entrevistador) Guayaquil, Guayas, Ecuador. Jarrín, O. (Junio de 2016). Estrategias Inconexas en los Sistemas de Seguridad. (D. d. - U. ESPE, Ed.) Revista de Ciencias de Seguridad y Defensa (No II), 9 - 16. MIDENA. (2012). Modelo de Gestión de la Defensa. Quito: Subsecretaría de Planificación y Economía de la Defensa. MIDENA. (2014). Agenda Política de la Defensa 2014 - 2017. Quito: Ministerio de Defensa Nacional. Ministerio de Defensa Nacional. (10 de Diciembre de 2012). Ecuador prioriza nuevos mecanismos de integración en defensa regional frente a salida del TIAR . Recuperado el 03 de Junio de 2017, de http://www.defensa.gob.ec/ecuador - prioriza - nuevos - mecanismos - de - integracion - en - defensa - regional - frente - a - salida - del - tiar/ Naciones Unidas. (08 de Septiembre de 2000). Cumbre Milenio 2000 - Declaración del Mil enio de las Naciones Unidas . Recuperado el 01 de Junio de 2017, de http://www.un.org/es/events/pastevents/millennium_summit/

31. 27 OEA. (19 de Abril de 1998). Segunda Cumbre de las Américas: Santiago de Chile, Chile, 18 al 19 de abril de 1998 . Recuperado el 02 d e Junio de 2017, de http://www.summit - americas.org/ii_summit/ii_summit_poa_sp.pdf ONU. (05 de Junio de 2017). Objetivos de Desarrollo Sostenible . Recuperado el 05 de Junio de 2017, de http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/oceans/ Organización de los Estados Americanos. (2003). Conferencia Especial sobre Seguridad. Declaración sobre Seguridad en las Américas. CES/dec.1/03 rev. 1 , pág. 14. México: Organización de los Estados Americanos. Pérez, J., & Gardey, A. (2015). Definición.de . Recuperado el 28 de Mayo de 2017, de http://definicion.de/problemas - sociales/ Secretaría Nacional de la Administración Pública. (27 de Mayo de 2017). Diccionario de la Gestión Pública . Recuperado el 27 de Mayo de 2017, de http://diccionario.administracionp ublica.gob.ec/index.php?buscador=1&letra=P Secretaría Técnica del Mar. (2014). Políticas Públicas Costeras y Oceánicas: Diagnóstico y propuesta de implementación. Guayaquil: El Telégrafo. SENPLADES. (2009). Plan Nacional para el Buen Vivir 2009 - 2013: Const ruyendo un Estado Plurinacional e Intercultural - Versión Resumida (Primera ed.). Quito. SENPLADES. (2011). Guía para la formulación de políticas públicas sectoriales (Primera ed.). Quito: SENPLADES. SENPLADES. (2013). Plan Nacional para el Buen Vivir 2013 - 2017. Quito: SENPLADES. SIPRI YearBook. (06 de Junio de 2016). Armaments, Disarmament and International Security . Recuperado el 06 de Junio de 2017, de http://datos.bancomundial.org/indicador/MS.MIL.XPND.GD.ZS?end=2015&locations=EC - CL - CO - PE&name_desc=fals e&start=1988&view=chart UNASUR. (13 de Noviembre de 2015). Centro de Estudios Estratégicos de Defensa . Recuperado el 03 de Junio de 2017, de http://ceed.unasursg.org/Espanol/01 - CEED/01.1 - Mision.html UNASUR. (13 de Noviembre de 2015). CONSEJO DE DEFENSA SUR AMERICANO (CDS) . Recuperado el 05 de Junio de 2017, de http://www.unasursg.org/es/consejo - defensa - suramericano UNASUR. (23 de Noviembre de 2016). Reglamento de la Escuela Suramericana de Defensa del CDS - UNASUR . Recuperado el 02 de Junio de 2017, de http:// esude - cds.unasursg.org/lecturas/esude/reglamento/2016.11.23 - Reglamento%20con%20correcciones_final.pdf

2. ARMADA DEL ECUADOR ACADEMIA DE GUERRA NAVAL Guayaquil - o - CONFERENCIA TEMA: LA POLÍTICA DE LA DEFENSA COMO POLÍTICA PÚBLICA CASO ECUATORIANO CURSO: ESTADO MAYOR DE ARMA PROMOCIÓN: LI REALIZADO POR: CPCB - SU JOSÉ GUIJARRO 2017

Vistas

  • 217 Vistas totales
  • 139 Vistas del sitio web
  • 78 Vistas incrustadas

Acciones

  • 0 Acciones Sociales
  • 0 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Share count

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+

Incrusta 3

  • 6 www.aguena.armada.mil.ec
  • 2 186.5.88.101
  • 1 aguena.armada.mil.ec